20.000 Leguas de viaje imaginario(con la gran colaboracion de Riven)

-papa,mira!!!como se llama esa estrella que brilla tanto?
-cual?hay tantas!!!

-mira esa que forma un triangulo.
-ahh!!!esa hijo mio esa son las pleyades.
-y esa por que brilla poquito?.
-pues por que esta bastante lejos.
-y como se llama?.
-que pregunton estas hoy hijo mio!!!!esa estrella es la que mas estamos estudiando hoy en dia!!!!.
-si vale,pero como se llama?tiene planetas?.
-si claro que tiene planetas!!!esa estrella tiene unos cuantos planetas,pero hay uno en particular que estamos observando hace ya tiempo.
-ahh si?y porque?me vas a decir como se llama ese planeta?.
-que prisas tienes!!!!esa estrella se llama Ra,pero la especie dominante de ese planeta que te he dicho la llama SOL.
-especie dominante?acaso es que hay vida en ese planeta?.
-claro que la hay!!!!pero es una cultura que esta a punto de despertar y tenemos que ayudarla y guiarla,ya que lleva mucho tiempo por mal camino,pronto tendremos que ir alli!!!.
-queeee???cuentame mas de esa civilizacion???miauuuu!!!!.
-jajaja!!!!!si estas que te caes de sueño!!!venga adormir mañana te contare algo mas,a dormir que mañana tengo trabajo en la piramide.miauuu!!!!.
-El padre acomoda en su camita al nene, presionando suave y repetidamente con sus extremidades delanteras el suave cobertor, para hacerlo más mullido. Cuando se asegura de que el nene está dormido, sale por la ventapuerta al fresco nocturno y se encarama al tejado más cercano. Durante unos segundos, olisquea la profundidad aterciopelada del espacio y sus bigotes tiemblan con un leve ronroneo de preocupación. Sí… Sin duda esos mamoncetes bípedos de aquel lejano sistema solar les iban a complicar las cosas. Pero, qué demonios: tenían que ayudar a sus congéneres…
Las tres lunas resplandecen sobre las pirámides y azoteas de la ciudad., esparciendo destellos plateados contra el profundo azul oscuro del cielo. La noche está fresca, y el padre se abrocha la chaqueta, sacudido por un repentino escalofrío. En ese instante, uno de sus bigotes recibe una vibración muy particular, retorciéndose en sus extremos en forma de espiral, a la vez que transmite un sonido acuático, similar a los arpegios de una lira.

– ¡Rebufo! ¡ La jefa por la línea 1!- masculla para sus adentros, mientras vuelve a introducirse en el edificio. Extiende cuidadosamente una de sus uñas retráctiles, tensa con ella el extremo del bigote retorcido, y murmura en voz baja, para evitar que se despierte su hijo en la estancia cercana:

– Felinas noches, Gran Bastet… No esperaba tu llamada hasta mañana… ¿ya me estás echando de menos?

– Felinas noches, Gatolini… “- una voz femenina se desparrama desde la punta del folículo, suave como la seda, ignorando la provocación- Ha habido un cambio de planes que va a precipitar un poco las cosas… Sería mejor que vinieras cuanto antes al Observatorio.

Gatolini detecta un sutil tono de ansiedad en su interlocutora. Su expresión se ensombrece al preguntar con gesto serio:

– ¿Qué ha ocurrido?

– Acabamos de recibir una extraña señal, y me gustaría que nuestro más cualificado rastreador de ondas nos diera su opinión cuanto antes. Reconozco que esto sobrepasa mis conocimientos de astrofísica.

– ¿Es de origen humano?

– Sí… y no.

– Vamos a ver, Bastet, ¿podrías ser algo más explícita?

– Es que lo es, pero no lo es, y eso la convierte en la señal más intrigante recibida hasta la fecha… Estamos habituados a las transmisiones de control de nuestros parientes en Tierra. Gracias a ellos conocemos el punto crítico al que ha llegado la civilización humana de ese planeta… pero lo que me desconcierta es que la emisión recibida hoy procede de un canal diferente. Es, por decirlo de alguna manera, felihumano…

Gatolini tiene que reprimir una carcajada, que queda en medio bufido de incredulidad.

– Eso tengo que verlo yo… Estoy ahí en un parpadeo cuántico. Mrrrumiao.

Tras destensar el bigote, que vuelve, dócil, a la posición original, Rufo Gatolini entra de nuevo en el dormitorio de su hijo. El pequeño Seraf duerme profundamente.

Le acaricia con ternura en la frente, activa una espiral de descanso y protección a modo de dosel sobre el lecho, y sale sigilosamente, respondiendo con una sonrisa al apacible ronroneo que le llega desde la almohada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s